Motor, competición y nuevos lanzamientos

Prueba: Opel Cabrio 1.4 140 CV (diseño, habitáculo, mecánica)

0

El buen tiempo ha venido para quedarse, y es precisamente en esta época del año en la que más apetece disfrutar de coches como el que acaba de pasar por el garaje de MotorAdictos. El año pasado fue el elegido por Opel para el lanzamiento de su último descapotable, que sirvió para sustituir al Astra TwinTop, pero apostando por una filosofía diferente.

El Opel Cabrio, conocido en el resto de mercados como Cascada, apuesta por la incorporación de un techo de lona, en detrimento de los hasta ahora habituales techos duros retráctiles. También ha supuesto un aumento de dimensiones con respecto al TwinTop, con 4,69 metros de largo.

Opel ha decidido equipar al Cabrio únicamente con el nivel de equipamiento superior -excellence-, lo que nos indica que lo han querido posicionar directamente en la zona más alta del segmento. La calidad de sus acabados y la infinidad de detalles con que se presenta apuntan en la misma dirección El motor probado es el gasolina que da acceso a la gama, de 1,4 litros y 140 CV, que ofrece un interesante equilibrio entre precio, prestaciones y consumo.

A lo largo de la prueba, dividida en dos partes, analizaremos todos los detalles de este ambicioso descapotable, que ha venido para quedarse y ponérselo muy difícil a sus competidores. Comenzamos con el diseño, el habitáculo y el conjunto mecánico.

Diseño

Prueba: Opel Cabrio 1.4 140 CV (diseño, habitáculo, mecánica) 2

Es una de las principales bazas con las que cuenta el Opel Cabrio, con unas líneas fluidas y limpias que evocan la elegancia de los clásicos descapotables de hace décadas. Su techo de lona ha permitido a los diseñadores de Opel jugar más con sus proporciones, sobre todo en la zaga, que se muestra esbelta y redondeada.

Comparte plataforma con el Astra Sedán, por lo que sus dimensiones son similares a éste, con 4,69 metros de largo, 1,83 metros de ancho y 1,44 metros de alto. La distancia entre ejes queda fijada en 2,69 metros.

Prueba: Opel Cabrio 1.4 140 CV (diseño, habitáculo, mecánica) 10

Su frontal recibe influencias de varios modelos de la firma alemana, con unas ópticas similares a las del Astra GTC, y una prominente parrilla delantera que también podemos ver en el Insignia. El paragolpes es exclusivo del Cabrio, con faros antiniebla de pequeñas dimensiones, situados a cada lado de una rejilla inferior de diseño característico. El capó recibe diversas nervaduras, que servirán para dar continuidad a un diseño muy agresivo.

Prueba: Opel Cabrio 1.4 140 CV (diseño, habitáculo, mecánica) 5

La vista lateral destaca por un parabrisas muy inclinado, una gran longitud y baja altura, que se magnifica cuando la capota está recogida. De la puerta nacen dos líneas que toman una dirección ascendente hacia la zaga, que aportan dinamismo a la clásica figura de “cuña”. Las llantas de aleación de cinco palos dobles son de 18 pulgadas.

La trasera está muy lograda, con unos pilotos LED de diseño horizontal, que quedan unidos por una gruesa tira cromada, sobre la que descansa el logotipo de la marca. Al abrir el portón, unos pilotos auxiliares colocados a los lados de la boca de carga, servirá para advertir de nuestra presencia por la noche, una gran idea.

Prueba: Opel Cabrio 1.4 140 CV (diseño, habitáculo, mecánica) 6

Al pulsar el mando situado en la consola –o el mando a distancia- y esconder la capota –lo hace en 17 segundos y hasta 50 km/h-, conseguimos aumentar exponencialmente el atractivo del coche, con una imagen que acapara todas las miradas, y ofrece a los ocupantes unas sensaciones difíciles de explicar.

Con todos estos ingredientes, podemos afirmar que desde Opel han conseguido diseñar uno de los descapotables más bonitos y proporcionados del segmento, siempre y cuando estéticamente sea de nuestro agrado la incorporación del techo de lona.

Habitáculo

Prueba: Opel Cabrio 1.4 140 CV (diseño, habitáculo, mecánica) 3

Las generosas proporciones de la carrocería ya nos daban pistas de lo que nos íbamos a encontrar al acceder al habitáculo del Cabrio. Su configuración permite acomodar sin problema a cuatro adultos y sus equipajes, que no tendrán ningún problema de espacio siempre y cuando los ocupantes de las plazas traseras no superen los 1,80 metros de altura.

Los cuatro asientos son amplios y deportivos, con una gran sujeción lateral. En  nuestra unidad la tapicería era mixta de tela y cuero, con un pespunte en contraste de color naranja. Los reposacabezas de los asientos delanteros son activos, adelantando su posición en caso de un impacto por alcance.

Prueba: Opel Cabrio 1.4 140 CV (diseño, habitáculo, mecánica) 11

El puesto de conducción es agradable y espacioso, con múltiples reglajes eléctricos para encontrar la postura ideal. El volante tiene un buen tacto y tamaño, e incluye mandos para el control por voz, el control de crucero y el equipo de sonido. En el cuadro de instrumentos se encuentra una pantalla que ofrece datos como la distancia con el vehículo que nos precede, señales de tráfico, ordenador de a bordo, etcétera, que se manejan desde unos botones situados en la palanca de los intermitentes. Un gran detalle es que al accionar el contacto, un brazo eléctrico acerca los cinturones a los ocupantes de las plazas delanteras.

La consola central es el punto más negativo del interior; por un lado por la excesiva acumulación de botones que recargan esa zona y no hacen que el manejo de las funciones sea mejor, y por el otro, porque el plástico que rodea la palanca de cambios tiene un tacto muy duro y hace que al tocarlo con las rodillas provoque un crujido molesto.

Prueba: Opel Cabrio 1.4 140 CV (diseño, habitáculo, mecánica) 8

El sistema multimedia y de navegación es muy completo, aunque queda ensombrecido por unos controles complejos que obligan a apartar la vista de la carretera, y que están muy lejos de las más modernas pantallas táctiles, tanto por limpieza en diseño como por simplicidad de manejo.

Por lo demás, los acabados y ajustes son bastante buenos, el salpicadero está forrado en símil cuero muy agradable, hay multitud de huecos donde dejar objetos, y por la noche hace gala de una iluminación interior en tonos rojizos muy atractiva. El acceso a las plazas traseras es cómodo gracias al sistema EasyEntry, que adelanta los asientos delanteros de forma eléctrica y a que las puertas son muy largas, aunque esa longitud de las puertas se vuelve en nuestra contra cuando aparcamos en plazas estrechas.

Prueba: Opel Cabrio 1.4 140 CV (diseño, habitáculo, mecánica) 7

Mención especial merece el acabado interior de la capota, que en ningún momento nos hace pensar que estemos en el interior de un vehículo descapotable. Además, ha sido diseñada dejando una cámara de aire entre sus capas, que garantiza un aislamiento térmico y acústico superior al de las capotas de techo duro retráctil, e incorpora una luneta térmica y de cristal.

El maletero tiene una capacidad que oscila entre los 280 y los 380 litros, dependiendo de si queremos o no prescindir de la posibilidad de ir descapotados. Las formas de ese espacio son regulares y con buena altura, lo que permite aprovechar muy bien esos 380 litros. Si necesitamos un extra de capacidad, solo tendremos que accionar uno de los dos botones que se encuentran a los lados del maletero, y los asientos posteriores se abatirán eléctricamente, y de forma independiente, gracias al sistema FlexFold, que aumenta la capacidad hasta los 750 litros.

Mecánica

Prueba: Opel Cabrio 1.4 140 CV (diseño, habitáculo, mecánica) 4

Hemos probado la mecánica de gasolina menos potente, que sirve como acceso a la gama del Cabrio. Se trata de un bloque de 4 cilindros en línea colocado transversalmente, con 1,4 litros de cilindrada, que ofrece una potencia de 140 CV entre las 4900 y las 6000 RPM, y 220 Nm de Par –con función overboost- entre las 1850 y las 4900 RPM.

El consumo homologado es de 6,3 litros cada 100 km, acelera de o a 100 en 10,9 segundos y alcanza una velocidad máxima de 207 km/h. Incorpora sistema automático de parada y arranque –start&stop-.

La potencia es llevada a las ruedas delanteras a través de una transmisión manual de seis velocidades. El funcionamiento del cambio es satisfactorio, y el tacto y recorridos de la palanca agradables para el conductor.

Para las suspensiones se ha optado por un eje delantero independiente de tipo McPhrson, dejando el trasero en manos de un eje torsional mejorado mediante un eslabón de tipo Watts. El sistema incluye dos barras situadas a diferentes alturas, que sirven para mejorar la estabilidad lateral y evitar que el movimiento de una de las ruedas influya sobre la adherencia de la opuesta. Con este sistema se obtienen las ventajas –no todas- de una suspensión independiente, pero con el ahorro de espacio que supone un eje torsional.

Prueba: Opel Cabrio 1.4 140 CV (diseño, habitáculo, mecánica) 9

A esto hay que sumar la tecnología de estabilidad adaptativa FlexRide, que varía de forma electrónica la resistencia y comportamiento de las suspensiones, permitiendo al conductor seleccionar entre tres modos –standard, sport y tour– dependiendo de sus necesidades.

En la segunda parte de la prueba te mostraremos cómo se defiende el propulsor para mover los 1.700 kg que pesa este Cabrio, y cómo se traduce toda esa tecnología de suspensión en una prueba de conducción exigente. No faltará el repaso a las distintas opciones de equipamiento y precios de este fantástico descapotable. No te la pierdas.

Enlace: segunda parte de la prueba (equipamiento, comportamiento, conclusión)

Si te interesa esta noticia...