Motor, competición y nuevos lanzamientos

¿Cómo funciona el sistema de protección de ataques de armas químicas del Tesla Model S?

0

El Tesla Model S es uno de los coches más revolucionarios de las últimas décadas en la industria del automóvil, y no atiende únicamente a factores como el hecho de que sea una berlina prestacional y 100% eléctrica con una autonomía que en algunos casos no tiene mucho que envidiar a los motores de combustión interna, sino también a las numerosas soluciones adoptadas como la climatización del propio vehículo.

Con el Model X pudimos conocer el sistema de filtración HEPA, y dicho sistema es el encargado de evitar la entrada al habitáculo de las bacterias, polen y contaminación. Pero teniendo en cuenta que los coches actuales ya están dotados de filtros con cometidos similares, ¿cuál es la diferencia real del sistema HEPA de Tesla frente al del resto de fabricantes? Según Tesla, su sistema es 100 veces más eficiente que cualquier filtro de la competencia y además asegura un aire de calidad para los ocupantes del vehículo con independencia de lo que suceda fuera del vehículo: neutraliza el 99,97% de agentes que intenten penetrar en el vehículo.

¿Cómo funciona el sistema de protección de ataques de armas químicas del Tesla Model S? 2

Pero de este sistema nos llamó especialmente la atención una modalidad con la que cuenta: Bioweapon Defense Mode. O lo que es lo mismo, un sistema que nos protege de los ataques de armas biológicas. Algo más propio de berlinas de alta gama blindadas que hemos visto pasar por artículos de este medio, pero no en un coche pensado para un target más generalista, de ahí que nos pueda generar cierta susceptibilidad.

Para demostrarnos que es 100% real, Tesla ha introducido un Model X en una burbuja de plástico con unos niveles de contaminación de 1.000 microgramos/metro cúbico (cuando el límite está establecido en los 12 ug/m3). Unos técnicos de la marca entraron posteriormente en el habitáculo con máscaras de protección, activaron el sistema anteriormente mencionado y en cuestión de dos minutos lograron reducir la contaminación existente dentro del vehículo a niveles casi inapreciables.

Aunque eso no es todo, también logró reducir los niveles de contaminación de la burbuja hasta en un 40%, por tanto, también tiene una función encargada de limpiar el aire en torno al vehículo.

Y es cierto, en la vida real resultará difícil que te enfrentes a un ataque biológico, pero para muchos clientes que vayan a moverse por algunas de las ciudades más azotadas por la polución del mundo, este sistema puede ser tremendamente útil para la salud de los mismos.

 

Relacionado