Motor, competición y nuevos lanzamientos

La historia del Porsche 911 resumida en una imagen

0

Pocos deportivos se han mantenido tan fieles e inquebrantables a su esencia inicial como el Porsche 911. Y no es para menos, porque dentro de la firma de Stuttgart, el 911 es algo más que un icono, que una carta de presentación: es, sencillamente, su pilar más básico. El pasado año, pudimos ver como el modelo cumplía su 50 aniversario desde su presentación oficial en el Salón de Fráncfort en el año 1963.

Curiosamente, el primer 911 no se denominaba como tal, sino Porsche 901, de hecho, las primeras unidades que se comercializaron en el año 1965 lo hicieron bajo esa nomenclatura –siendo una muy rara avis hoy en día-. Pero debido a que Peugeot cuenta con los derechos de los nombre de modelos de tres cifras con un cero en medio, se vieron obligados a modificarlo a 911, el mismo nombre que conserva a día de hoy.

El 911 ha sabido mantener su configuración de motor descolgado por detrás del eje trasero hasta el día de hoy, cuando es una configuración que fabricantes que tradicionalmente empleaban dicho esquema, lo acabaron por desechar. Desde la firma alemana han ido introduciendo paulatinamente numerosas novedades a fin de mejorar su eficacia sobre el asfalto, tales como la aerodinámica adapativa, cambio de doble embrague (PDK), eje trasero direccional, entre otros muchos elementos, pero como comentábamos anteriormente, manteniendo siempre la misma silueta y esquema mecánico. El cambio más radical en toda su historia fue con el paso de los motores refrigerados por aire a los refrigerados por agua.

Precisamente, una de las bondades del 911 -desde su nacimiento- ha sido la polivalencia frente a otros deportivos, que se han mostrado mucho menos adecuados para un uso habitual, y es algo que a día de hoy continúa manteniendo.

También encontramos manchas oscuras en su historia reciente (como los 911 GT3 con peligro de incendio) y otras menos recientes, como los 911 (996) con el problema del rodamiento de motor que en caso de rotura suponía tener que reemplazar el motor y por el cual la firma se ha lavado las manos en la gran mayoría de casos para no pasarlo por garantía o como deferencia comercial.

Vía: Carthrottle

Si te interesa esta noticia...