Prueba: Citroën DS5 2.0 HDI 160 caballos (diseño, habitáculo, mecánica)

0

Hace mucho tiempo que desde Citroën buscan meterse de lleno en un mercado, hasta la fecha, exclusivo de marcas cuyos vehículos catalogamos como Premium. Como era de esperar, esto no es algo “simple” ya que prácticamente todos los consumidores ven a la compañía francesa como una marca generalista.

Precisamente para afronta este tema con suficientes garantías, desde Citroën se apostó por crear una gama de vehículos “gemela”, gracias a esto nos encontramos con la gama DS, vehículos exactamente iguales en cuanto a estética pero con detalles diferenciadores o un interior a la altura de las mejores marcas alemanas.


Prueba: Citroën DS5 2.0 HDI 160 caballos (diseño, habitáculo, mecánica)

Diseño

Gracias a Citroën hemos tenido la oportunidad de subirnos al vehículos que ves en pantalla, último en llegar a la familia DS y quizá el más elaborado gracias sobre todo a un diseño sublime o un interior más propio de vehículos cuyo precio puede estar unos 20.000 euros por encima. Antes de continuar, comentarte que el vehículo, aunque no lo parezca, mide nada menos que 4.57 metros de longitud. Digo esto ya que gracias a unas formas redondeadas puede parecer que el Citroën DS5 es más pequeño de lo que en verdad es.

Estéticamente he de reconocer que prácticamente todas las personas que han visto el vehículo se han enamorado de sus líneas y formas, un modelo que no pasa inadvertido por ningún sitio por mucho que la unidad de pruebas cedida estuviese pintada en un tono bastante oscuro, tono que a su vez acentúa aún más la enorme cantidad de cromados repartidos por toda la carrocería o detalles en color rojo bastante brillante como los faros posteriores.

Personalmente me ha gustado mucho el frontal de grandes dimensiones donde quizá lo más llamativo es la zona central donde se integra de forma bastante vistosa el símbolo de la compañía francesa. A los lados nos encontramos con dos grades faros de xenón con luces LED diurnas así como ciertos detalles en forma de entradas de aire donde se ha buscado dar un aspecto mucho más “redondo” al frontal.

Si nos movemos por el lateral nos encontraremos con unas líneas bastante llamativas sin necesidad de estar muy marcadas. En esta zona seguro que te darás cuenta de cierta línea cromada que nace en los faros delanteros y que se mueve hasta el pilar A. Llegados a la zona trasera nos encontramos con detalles bastante llamativos como la luna posterior partida en dos o un difusor bastante atractivo con las salidas de escape totalmente integradas.

Prueba: Citroën DS5 2.0 HDI 160 caballos (diseño, habitáculo, mecánica)

Habitáculo

Si el exterior del vehículo destaca sobre todo por la singularidad del mismo, he de reconocer que el habitáculo de este modelo es sobrecogedor, un interior tan sólo apto para todos esos conductores a los que les gusta una zona llena de botones y con una sensación de aislamiento bastante curiosa, esto se debe a que el espacio para los asientos delanteros es bastante limitada mientras que la distancia entre asientos es bastante grande.

En cuanto a diseño, el interior del nuevo Citroën DS5 es muy futurista, lo que no significa que Citroën no haya empleado los mejores materiales a su disposición para confeccionar un habitáculo más propio de un vehículo perteneciente a las mejores marcas alemanas. Aun así, todavía me sigue llamando bastante la atención cómo mientras BMW, Audi o Mercedes parecen apostar por interiores simplistas en Citroën han tomado el comino contrario, prácticamente crear un botón por función.

Para aclarar un poco más esto último, por ejemplo me gustaría que no detuviésemos durante un momento en la consola central que hay en el techo, consola donde se controlan por separado las cortinillas derecha, izquierda y trasera, controles del Head-Up Display así como el sistema Citroën E-Touch que básicamente sirve para localizar el vehículo en caso de avería o accidente.

Prueba: Citroën DS5 2.0 HDI 160 caballos (diseño, habitáculo, mecánica)

En un interior dotado de tanta tecnología no faltan elementos como luces de ambiente en LED regulables en intensidad o un odómetro implementado a base de pantallas LCD donde toda la información se muestra muy clara e intuitiva, algo que en ocasiones es de agradecer. Si desviamos un poco la mirada hacia la derecha nos encontramos con una consola central presidida por una pantalla de siete pulgadas donde poder ver todo tipo de información tanto del equipo de sonido, navegador, teléfono, parámetros del vehículo…

Llegados a este punto me gustaría que nos detuviésemos en los asientos, unos enormes butacones con ajustes eléctricos, climatizados, con memoria e incluso con función masaje, unos asientos enormes que llaman muchísimo la atención y que he de reconocer son comodísimos, tanto como para poder afirmar que tras algo más de 400 kilómetros recorridos tan sólo haciendo los descansos pertinentes pude bajarme del coche sin notar prácticamente el cansancio.

Si nos movemos hacia las plazas traseras encontraremos una zona muy amplia y cómoda para que viajen prácticamente sin problemas tres adultos de talla media. Destacar la zona intermedia del butacón posterior, zona totalmente plana apta para que una persona viaje bastantes kilómetros sin fatigarse. En cuanto al maletero he de reconocer que me gustó bastante ciertos detalles como los guarnecidos ya que parece estar todo cuidado el milímetro, algo que es de agradecer en un vehículo de estas características. La capacidad del maletero es más que suficiente para acoger el equipaje de cuatro adultos sin problemas, concretamente hablamos de 468 litros.

Prueba: Citroën DS5 2.0 HDI 160 caballos (diseño, habitáculo, mecánica)

Mecánica

Mecánicamente la unidad cedida por el departamento de prensa de Citroën montaba el conocido motor diesel de PSA de 2.0 litros, un bloque capaz de homologar 163 caballos a 3.750 rpm con un par máximo que se eleva hasta los 340 Nm a 2.000 rpm. En este caso en concreto acoplado a una caja de cambios automática de seis velocidades.

Teóricamente y como adelanto a la siguiente prueba, este motor, un diesel transversal delantero de 2.0 litros de cilindrada sobrealimentado con inyección directa oficialmente hace que este vehículo de 1.605 kg de peso, pueda acelerar de 0 a 100 km/h en 8.8 segundos o de alcanzar una velocidad máxima de 215 km/h.

Enlaces: Prueba: Citroën DS5 2.0 HDI 160 caballos (equipamiento, comportamiento, conclusión)

Fotos: SMJ

Si te interesa esta noticia...