Aceptar
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información en nuestra política de Cookies.
Nissan Sunny GTI-R, el utilitario atómico de los ’90

Nissan Sunny GTI-R, el utilitario atómico de los ’90

Nissan Sunny GTI R, el utilitario atómico de los 90

La época de los ’80 y los ’90, gracias al mundo de la competición, nos pudo acercar a la calle modelos emblemáticos, espectaculares, con garra, creados con el corazón y no con la razón, fruto de las unidades necesarias para homologar un coche para competición. Existen muchos ejemplos de coches más representativos de la época atendiendo a ese criterio y por ser de los más accesibles al gran público, pero también existen otros menos conocidos pero que también han sabido ganarse un hueco en la historia de los coches “atómicos”.

Aunque la gama actual de Nissan siga contando con deportivos, como pueden ser el GT-R o el 370Z, lo cierto, es que hace menos de dos décadas era mucho más completa. Podíamos encontrar muchas variantes deportivas de sus modelos y otros deportivos. Por ejemplo, a lo largo de los ’90 teníamos el Primera GT (y eGT), 300ZX, 200SX, Sunny GTI o el modelo del que te vamos a hablar hoy, el Sunny GTI-R. Si nos íbamos a su país natal, podiamos encontrar además de los anteriormente mencionados, joyas como el Skyline R33, o incluso modelos como el Cefiro (RWD y equipado con el propulsor RB). Como verás, la gama era mucho más completa a nivel deportivo que en la actualidad, pero los tiempos cambian y el tipo de clientela habitual es lo que ha obligado a cambiar un poco sus objetivos a la nipona Nissan.

Hasta la llegada del GTI-R, el Sunny contaba con una variante GTI, que equipaba el archiconocido propulsor SR20DE de Nissan con 150 CV asociado a un cambio manual de cinco velocidades. El propulsor SR20DE es la variante atmosférica del SR20DET que montaban los 200SX, y dicha variante atmosférica también la recibieron modelos como el Primera. Teniendo en cuenta que el conjunto en el Sunny hacía que su peso total rondara los 1.100 kg, lo hacían un coche muy rápido, y a día de hoy además se puede encontrar muy barato en el mercado de segunda mano. Además, con la ventaja de que existe un gigantesco mercado aftermarket de recambios para el SR20 en el que poder exprimir aún mejor las cualidades que nos ofrece este motor.

Sin embargo, Nissan quería entrar en el grupo A de WRC a principios de los 90, así que para ello tuvo que ponerse manos a la obra con el lanzamiento de una versión fuera de toda lógica sobre la generación N14 del Sunny: el GTI-R. 230 CV (Japón) y 225 CV (Europa) turbo 4×4 embutidos en los 1240 kg que homologaba en báscula el Sunny GTI-R europeo. Interesante, ¿verdad? Y si te decimos que el 0-100 Km/h de serie lo hace en 5,6 segundos, el 0-400m en 13,5 segundos y su velocidad máxima es de 232 Km/h, ¿a que es más interesante?

Nissan Sunny GTI R, el utilitario atómico de los 90

Vamos a abordar de forma más técnica sus características. El GTI-R estaba propulsado por el SR20DET red top (es decir, carente del sistema VTC con el que sí cuentan por ejemplo algunos SR20DET como los que podemos encontrar en el S14 y S15) montado transversalmente, acoplado a la caja de cambios manual de cinco velocidades con el sistema de tracción 4WD ATTESA (que montaron modelos como el Bluebird U12 y U13, por tanto no era el mismo que el empleado en los Skyline GT-R). ¿Cuál fue el motivo de emplear éste sistema en lugar del mismo sistema de tracción tan laureado del Skyline GT-R? Básicamente, que éste sistema era menos complejo, menos pesado y más fiable.  El turbo elegido para esta variante es un T28 (había algunos SR20 que montaban un T25) soplando a 0,5 bares con intercooler montado encima de la tapa de balancines. Sin embargo, igual que ocurre en el SR20DET RWD, resulta muy fácil de potenciar, por el gran mercado aftermarket existente, y porque es un motor duro, así que preparación mediante te puedes armar un cacharro aún más interesante si cabe (puedes ver algunos ejemplos de GTI-R armados en UK a través de PistonHeads).

Estéticamente, un Sunny GTI-R llama la atención a simple vista respecto al resto de Sunny convencionales. Cuenta con elementos algo extravagantes y llamativos, como un gran alerón trasero para mejorar su aerodinámica, o el capó con una enorme entrada de aire para el intercooler (que como apuntábamos, está situado encima de la tapa de balancines). Los paragolpes también son específicos de esta versión. En su interior, podemos ver unos asientos deportivos y un din de tres relojes típico de la época de Nissan donde pdoer consultar algunos valores del motor.

Nissan Sunny GTI R, el utilitario atómico de los 90

En algunos mercados, se le conocía como Pulsar GTI-R. En Japón, como suele ocurrir con coches de índole racing, había varias versiones en función de las necesidades del comprador. Concretamente, se trata del Pulsar RA y el Pulsar RB. El primero era una versión más usable para calle, mientras que la segunda era una más radical, pensada para ser usada como base para preparar, por ejemplo, para correr en el grupo N.

En concreto, el Pulsar RA contaba de serie con elementos con ABS, aire acondicionado, retrovisores regulables eléctricamente y elevalunas eléctricos. Por su parte, el Pulsar RB, carecía de estos elementos anteriormente mencionados, reduciendo por tanto su peso en 30 kg hasta quedarse en unos más que ajustados 1.190 kg. Además, también cuenta con un par de cambios mecánicos, como un diferencial LSD delantero -en lugar del abierto con el que cuenta el RA- y una relación de cambio más corta.

Nismo, la división deportiva de Nissan, no se quedó sin meterle mano, así pues, llegó a fabricar 21 unidades que sobre la base del Pulsar RB (recuerda, la radical), añadía elementos como baquets, jaula antivuelco, suspensión, diferenciales LSD con un tarado más alto, entre otros. Naturalmente, hoy en día están muy cotizadas.

Sin embargo, tanto el Pulsar como el Sunny GTI-R son coches bastante exclusivos, especialmente estos últimos. Mientras que del Pulsar GTI-R (únicamente RHD, con volante a la derecha), se fabricaron entre 12 y 15.000 unidades, entre 1990 y 1994, del Sunny GTI-R se contabilizaron que entre los años ’92 y ’95 se comercializaron unas 1.000 unidades en Europa, y España no fue uno de sus principales mercados. De hecho, encontrar una unidad nacional a la venta en el mercado de segunda mano es MUY difícil y en caso de hacerlo no suele bajar de los 10.000 euros si está en buen estado.

Vídeo promocional en su país natal:

Si te ha gustado compártela con tus amigos

Anímate y déjanos tu comentario