Porsche quiere mantener el volante en sus coches autónomos en el futuro

0

Actualmente nos encontramos en un enclave de bifurcación en lo que compete a los cambios manuales: su extinción está en ciernes. Algo que empezó inicialmente con deportivos y modelos de alta gama, poco a poco continúa su descenso hacia otros modelos que están siendo privados de esta opción. Lo mismo sucederá también dentro de muchos años con el motor de combustión, lo que ya no nos queda tan claro de momento es lo que sucederá con la conducción autónoma. Hay algunos que se atreven incluso a anticipar que la gente que está llegando ahora al mundo jamás llegará a conducir un coche, en referencia a que todos los coches serán autónomos.

La cuestión es que de la misma forma que el desarrollo de los vehículos eléctricos es imparable, también sucede lo mismo con la conducción autónoma, y aunque a pie de calle todavía de pocos pasos plausibles, con su eclosión comercial a partir de 2020, vamos a ver un auténtico boom de coches autónomos y será no muchos años después cuando comencemos también a ver modelos que prescinden directamente del volante.

Porsche quiere mantener el volante en sus coches autónomos en el futuro

Es por ello que a marcas con un gran elenco de modelos de su gama diseñados por y para el disfrute del conductor, pensar en algo así es más que una herejía, una absoluta locura. Pero si llegado el momento, los gobiernos deciden legislar para que los coches prescindan de volante, no les tocará otra que pasar por el aro. Por ejemplo, Porsche.

Recientemente han realizado un entrevista a Lutz Meschke, jefe de finanzas de Porsche, en el que le han preguntado cuestiones como estas, y él ha respondido que los coches deportivos de la firma mantendrán, siempre que la legislación lo permita, el volante a fin de que el conductor pueda conducir el coche siempre que sea posible. El objetivo que persiguen es ser una de las últimas marcas del mundo en ofrecer coches con volante, sin dejar por ello de lado la tecnología de conducción autónoma que esperan que sea uno de sus pilares fundamentales.

Meschke, por otra parte, ha defendido la utilidad de este tipo de sistemas de conducción autónoma en determinadas situaciones como retenciones de tráfico que nos generan mucho estrés e incluso pueden facilitarnos colaborar en la normalización del tráfico.

Por otra parte, en la entrevista también comenta un detalle que particularmente nos ha resultado llamativo y que sería aplicable tanto a eléctricos como a motores de combustión térmica: las actualizaciones OTA (Over The Air), que nos permiten la instalación de manera temporal o permanente de nuevas características incluyendo la posibilidad de poder incrementar incluso la potencia de nuestro vehículo, por ejemplo, días antes de ir a visitar un circuito, entre otras características.

Algo así como lo que sucede con los videojuegos actuales: comprarías una versión base en la que luego previo paso por caja podrías ir equipando nuevos elementos vía software.

 

 

Si te interesa esta noticia...

Update CMP