Nissan quiere aligerar sus modelos

0
Nissan 350Z

No es un secreto, que durante los últimos años hemos dejado de prestar tanta atención al peso como la prestábamos en antaño. En los últimos años, han habido avances importantísimos en la industria del automóvil en lo que se refiere a temas de seguridad y tecnología, y las marcas de automóviles los han ido introduciendo de serie hasta en sus modelos más básicos, y como todo en esta vida tiene un precio, ese precio se ha pagado con un aumento de peso paulatino.

Quizá, por ser esa la evolución seguida por los fabricantes, cada vez nos emos ido olvidando más del peso, de lo que se podía hacer en antaño con coches con una potencia de 150 CV. A pesar de todo, la potencia también se ha ido aumentando cada vez más en los coches y es quizás eso también lo que nos haya hecho olvidarnos un poco del peso con el que cuentan muchos vehículos actuales respecto a los de antaño. Aún así, a pesar del aumento de potencia paulatino para compensar el crecimiento del peso de los vehículos a lo largo de los años, no es una solución idónea, es preferible que un vehículo tenga menos peso aunque haya que renunciar a más potencia.

Nissan es consciente de éste problema (bueno, todas las marcas lo son, pero Nissan es de las pocas quiere dar un paso más), por ello, ha anunciado que en comparación con el año 2005, piensa reducir en un 15% el peso de sus vehículos. Para poder alcanzar tan preciado objetivo, Nissan empleará en sus vehículos unos materiales más ligeros, aunque en la mayoría de los casos esto último siempre va asociado a posible un incremento del precio, sobre el cual Nissan no se ha pronunciado si se hará efectivo.

Un ejemplo sobre el que podríamos aplicar esa hipotética reducción de peso, sería sobre el Nissan 350Z, que la última versión -gama 2007- tiene un peso de 1.603 kg, así que, en el caso de aplicarle esa dieta, podrían reducirse aproximadamente 240 Kg, algo que sin duda es muy interesante y que lo convertiría en un vehículo aún más ágil y rápido de lo que es actualmente.

Y es que parece que cada vez más marcas, de una forma un tanto discreta, se están preocupando por el peso de sus vehículos. Un ejemplo que me viene ahora mismo a la cabeza es el del nuevo Mazda6, modelo en el cual uno de los principales objetivos que se marcaron cuando se desarrolló, fue el evitar un aumento de peso respecto a la anterior generación, y vaya que si lo han conseguido, por poner un ejemplo, el Mazda6 2.5 de 170 CV es 35 Kg más ligero que el anterior, lo cual es un logro si tenemos en cuenta que la nueva generación cuenta con más equipamiento con el que no contaba la anterior generación, y elementos de mejor calidad respecto a su antecesor, entre otros.

Vía: Autoblog.com