Motor, competición y nuevos lanzamientos

Comienza la restauración del Corvette 1 millón que se tragó la tierra en el museo

1

Todo sucedió a comienzos del pasado año 2014 (más concretamente, el 12 de Febrero) cuando el Museo Nacional del Corvette, en Bowling Green, asistió al desprendimiento de su suelo fruto de un movimiento de tierra, dañando seriamente algunas de las joyas que dentro de él se encontraban, puesto que se generó un agujero de nada menos que 10 metros de profundidad y 12 metros de diámetro, arrasando por tanto con todas las unidades que pillaba a su paso.

Desde la marca, optaron por la restauración de tres de las unidades de las ocho dañadas, y mantener las restantes en el estado que habían quedado tras el incidente como una nueva forma de atracción del museo. Y les funcionó bien: tras volver a abrir sus puertas, las visitas al Museo Corvette aumentaron exponencialmente.

Comienza la restauración del Corvette 1 millón que se tragó la tierra en el museo 1

La primera unidad en volver a ser completamente restaurada fue el Corvette ZR-1 Blue Devil de 2009 cuyos daños no resultaron ser tan graves como los que sufrió la unidad número 1.000.000 de un Corvette de 1992, que quedó gravemente dañada, especialmente en su pilar A, numerosos paneles de carrocería, la pintura, así como la tapicería interior de color rojo.

Precisamente, es con esta unidad ahora con la que se han puesto manos a la obra, y para lograr la máxima precisión y mimo en su restauración, el equipo de expertos del Centro de Diseño que habitualmente son los encargados de la realización de los prototipos serán los encargados de llevarla a cabo.

Una vez se restaure la unidad un millón, el último en volver a sus tiempos gloriosos será la unidad del Corvette de 1962. Por el momento te dejamos algunas imágenes de cómo quedó la unidad número un millón del Corvette, quedando a la espera de ver en Septiembre el resultado final.

Restauración Corvette 1 millón

 

Si te interesa esta noticia...
  • Alicia Arias

    En -De Bello Van- siempre te quieren ver la cara de idiota. Les pides incrustaciones de madera para tu camioneta y resulta que no tienen, pero AH!, cómo te piden dinero para gastárselo en sus idioteces que ni pides y nada más te quieren tontear.