Aceptar
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información en nuestra política de Cookies.
Prueba Peugeot RCZ 1.6 THP 156 caballos (Parte 1)

Prueba Peugeot RCZ 1.6 THP 156 caballos (Parte 1)

Prueba Peugeot RCZ 1.6 THP 156 caballos (Parte 1)

En esta ocasión Peugeot tenido la amabilidad de prestarnos nada menos que una unidad del del increíble Peugeot RCZ un modelo con el que la marca francesa ha querido romper todos los estándares empezando por el nombre ya que, como pues ver es el primer modelo en el que no aparecen números en su nomenclatura.

Dejando las curiosidades de lado, sin duda con este coupé de 2 + 2 la marca francesa ha conseguido lo que buscaba, un modelo sumamente atractivo con el que conquistar a todos aquellos a los que el sueldo no les da para mantener un vehículo “Premium” y que quieren un vehículo bien equipado y de unas cualidades increíbles.

Si estás pensando en comprar este modelo, he de decirte antes de nadad que la unidad cedida para la prueba ha sido nada menos que la equipada con el nuevo motor 1.6 THP desarrollado conjuntamente por el Grupo PSA y BMW que es capaz de desarrollar 156 caballos, una potencia que quizás pueda parecer algo limitada pero que sin lugar a dudas, tal y como veremos más adelante, es simplemente idónea.

Prueba Peugeot RCZ 1.6 THP 156 caballos (Parte 1)

Estética

Sin duda un apartado muy trabajado por los ingenieros de Peugeot y que no dejará a nadie indiferente, es más, si quieres un coche que llame la atención allá sin tener que gastar una auténtica fortuna quizás este sea tu vehículo ya que una de las cosas a las que tendrás que acostumbrarte precisamente es a la enorme cantidad de personas que se girarán para mirarte cuando paseas con tu deportivo.

En la parte delantera lo más llamativo son los enormes faros de bi-xenón direccionables, algo muy común en todos los modelos de la marca francesa, así como diversos detalles que recuerdan a otros modelos de Peugeot como el 308, modelo con el que comparte prácticamente todo su frontal, algo que se nos olvidará en cuanto posemos nuestra mirada en el musculoso lateral o en la atractiva trasera.

Prueba Peugeot RCZ 1.6 THP 156 caballos (Parte 1)

Precisamente es en el lateral donde los enormes pasos de rueda traseros harán que fijemos nuestra mirada, pasos traseros que no perderemos de vista en ningún momento debido a que siempre estarán presentes cada vez que fijemos nuestra mirada en los retrovisores exteriores. Por otro lado hay que destacar la forma con la que Peugeot ha dotado a la ventanilla trasera del modelo donde se puede ver una abultada forma que, al contrario de lo que pudiera parecer, no impide para nada la vista trasera del vehículo.

Finalmente una de los detalles más llamativos quizás sea su alerón trasero móvil que, según la marca francesa, ha sido diseñado para mejorar el apoyo del vehículo a alta velocidad desplegándose según convenga. Por ejemplo en una primera fase el alerón se abrirá 19 grados cuando circulemos a más de 85 km/h volviendo a su posición original por debajo de 55 km/h. En una segunda fase el alerón subirá hasta los 34 grados tan sólo si superamos los 155 km/h volviendo a bajar a la primera posición cuando volvamos a los 145 km/h.

Prueba Peugeot RCZ 1.6 THP 156 caballos (Parte 1)

Diseño Interior

Una vez nos hemos acostumbrado a su impresionante presencia lo siguiente es abrir el coche y ver qué nos aguarda un interior donde deberemos pasar muchas horas. Pues bien, si estás acostumbrado a viajar en un 308, básicamente lo que verás es lo mismo salvo por ciertos detalles únicos como por ejemplo el reloj situado al frente de la consola central, en el 308 es un aireador más, nuevas esferas para el tacómetro así como unos asientos realmente atractivos y cómodos.

Sin duda un elemento a destacar de este vehículo es la gran calidad con la que ha sido acondicionado así como una postura de conducción muy baja y deportiva. Como punto a favor hay que destacar que, conduzcas como conduzcas, me refiero a más alto, bajo, pegado al volante, literalmente acostado en el asiento, no tendrás problemas en utilizar todos los controles, algo sin duda muy a tener en cuenta cuando planeas pasar muchas horas al volante.

Por último nos centraremos en los asientos traseros, asientos que al igual que en la mayoría de sus rivales, son una mera presencia ya que con un poco que aprecies a la persona que quieres montar en ellos preferirás que se vaya andando, en autobús o simplemente dar un par de viajes y disfrutar de tu coche ya que son prácticamente impracticables para cualquiera que mida más de 1.40 de altura.

Prueba Peugeot RCZ 1.6 THP 156 caballos (Parte 1)

Enlaces: Prueba Peugeot RCZ 1.6 THP 156 caballos (Parte 2)

Si te ha gustado compártela con tus amigos

Anímate y déjanos tu comentario