Motor, competición y nuevos lanzamientos

Prueba: Mercedes Benz GLA 220 CDI 4MATIC (diseño, habitáculo, mecánica)

0

En el cuartel general de Mercedes Benz en Stuttgart -Alemania- todavía se debe escapar alguna que otra sonrisa cómplice cuando recuerden el momento en el que decidieron diseñar la plataforma para vehículos de tracción delantera MFA. Esta plataforma ha permitido el lanzamiento de tres vehículos capaces de dar un giro radical a lo que hasta ese momento era la firma de la estrella.

Tras lanzar al mercado la compacta Clase A, y revolucionar el segmento de las berlinas compactas con el bonito CLA ahora le toca el turno al SUV que motiva nuestra prueba de esta semana, el GLA. Estos tres modelos son, en buena parte, los precursores de la nueva imagen de la marca, que han conseguido que la mitad de sus compradores accedan a un Mercedes por primera vez.

EL GLA está motivado por la fuerte demanda de carrocerías SUV que tenemos en la actualidad, donde prácticamente todas las marcas han posicionado un vehículo en ese segmento. Sus competidores directos por concepto y precio son el BMW X1, el Audi Q3 y el Range Rover Evoque.

La versión escogida para la prueba es la diésel de 170 CV con acabado AMG Line y tracción integral 4MATIC. Esta motorización se ubica como la versión más potente de la gama diésel, por encima del 200 CDI de 136 CV y únicamente está disponible asociada a la caja de cambios automática de doble embrague 7G-DCT.

Nos hemos puesto al volante de este versátil vehículo durante unos días para mostrarte de primera mano de lo que es capaz el benjamín de la gama SUV de Mercedes. En esta primera parte de la prueba centraremos nuestra atención en el diseño, el habitáculo y la mecánica.

Diseño

Prueba: Mercedes Benz GLA 220 CDI 4MATIC (diseño, habitáculo, mecánica) 2

El diseño del GLA toma prestadas características de varios tipos de carrocería. No puede negar que su diseño deriva de la Clase A, debidamente modificado para tomar una estética robusta y aventurera, y con cierto toque coupé. Esta estética le hace parecer más grande de lo que sus medidas demuestran, ya que con 4,41 metros de longitud, 1,80 metros de anchura y 1,49 de anchura es 12 cm más largo, 2 cm más ancho y 6 cm más alto que un Clase A. La distancia entre ejes es de 2,69 metros.

EL frontal sigue fielmente el nuevo lenguaje de diseño de Mercedes, con unas ópticas expresivas que incluyen una tira de LED para la función de iluminación diurna. La parrilla, de gran tamaño muestra dos barras horizontales que confluyen en el logotipo de la marca. El acabado AMG Line tiene una zona baja del paragolpes formada por tres grandes entradas de aire, que resaltan su vocación deportiva, pero sin olvidar la estética SUV, que logra con unas protecciones inferiores que toman el color gris para la parte central.

Prueba: Mercedes Benz GLA 220 CDI 4MATIC (diseño, habitáculo, mecánica) 5

La zona delantera es el punto de inicio de donde parten buena parte de las líneas de una carrocería que no entiende de líneas rectas. Tanto el capó como los abultados pasos de rueda transportan hacia la vista lateral los pliegues que hacen que esta carrocería en color rojo Júpiter tenga un aspecto dinámico y deportivo sin necesidad si quiera de accionar la llave de contacto.

El lateral sigue las mismas formas de las Clases A y CLA, con dos nervaduras longitudinales que lo recorren para enfatizar su aspecto moderno y musculado. En nuestra versión, las llamativas llantas tienen un diseño de cinco palos y 19 pulgadas, con neumáticos 235/45. El color gris también está presente en el faldón lateral y  en las barras del techo, de aluminio en este acabado.

Prueba: Mercedes Benz GLA 220 CDI 4MATIC (diseño, habitáculo, mecánica) 6

En la zaga se ha optado por ubicar unos pilotos de grandes dimensiones con diseño interno horizontal, que se unen gracias a una tira cromada. El techo finaliza en un discreto alerón de visera y el paragolpes, de corte muy deportivo, incluye un gran difusor a dos colores que abraza las dos salidas de escape rectangulares.

Habitáculo

Prueba: Mercedes Benz GLA 220 CDI 4MATIC (diseño, habitáculo, mecánica) 3

El Mercedes GLA comparte la mayor parte de los componentes del habitáculo con  sus compañeros de plataforma, por lo que su diseño y materiales son idénticos. En el acabado que presenta nuestra unidad de pruebas, la combinación de colores oscuros en contraste con elementos en aluminio consigue convertir ese espacio en el de un vehículo con clara vocación deportiva. A ese efecto también contribuyen los asientos con reposacabezas integrado que combinan el cuero con la alcántara en su parte central.

El puesto de conducción es excelente en lo que respecta a la postura de conducción y al accionamiento de todos los mandos, con asientos eléctricos con función de memoria y unos ajustes dignos –salvo excepciones en ciertas zonas de plástico- de la marca que representan. En lo que respecta a visibilidad trasera no sale tan bien parado, ya que su diseño, y la forma de los asientos traseros –similar a la de los delanteros- hacen que la vista por el retrovisor sea bastante reducida, por lo que se hace más que recomendable la instalación de la cámara de visión trasera -428 euros-.

Prueba: Mercedes Benz GLA 220 CDI 4MATIC (diseño, habitáculo, mecánica) 9

El diseño del salpicadero es moderno y deportivo, donde destacan las salidas del aire de la climatización en forma de turbina y la pantalla del sistema multimedia –Central Media Display-, a la que se ha decidido no integrar en el salpicadero para dar la impresión de que flota sobre él. No es una solución que me guste demasiado, pero a base de verlo en cada vez más vehículos lo he acabado aceptando. El sistema multimedia y de navegación COMAND Online -3.684 euros- es muy completo, e incluye conexión a Internet a través de la tarifa de datos de nuestro teléfono móvil. El problema del sistema es que carece de función táctil en la pantalla, y se debe manejar desde una ruleta situada en la consola central que no es todo lo ergonómica que nos hubiera gustado.

El punto a favor que consigue enmascarar esas deficiencias en el manejo son los completos mandos en el volante y el sistema de manejo por voz, que facilitan enormemente el uso de buena parte de los sistemas del coche. El cuadro de instrumentos cuanta con las dos esferas clásicas entre las que se sitúa una pantalla TFT a color que muestra datos sobre la radio, los ajustes del vehículo, el ordenador de a bordo o el sistema de navegación.

Prueba: Mercedes Benz GLA 220 CDI 4MATIC (diseño, habitáculo, mecánica) 7

Al tratarse de un modelo con cambio automático, éste se maneja desde una palanca junto al volante, dejando libre el hueco donde tradicionalmente se ubica la palanca de cambios para ubicar dos útiles compartimentos portaobjetos.

El espacio para los ocupantes de las plazas traseras es bueno tanto en lo que respecta al espacio para las rodillas como para el de la cabeza. El problema es que la plaza central solo permite acomodar a un niño, tanto por el insuficiente espacio para los hombros como por el voluminoso túnel de transmisión. El diseño y ergonomía de esa segunda fila de asientos también está pensada únicamente en acomodar a los pasajeros de las plazas exteriores.

Prueba: Mercedes Benz GLA 220 CDI 4MATIC (diseño, habitáculo, mecánica) 8

El maletero tiene una capacidad de 421 litros -80 litros más que un Clase A-, y sus formas permiten que ese espacio sea bastante aprovechable. Si abatimos los asientos traseros –tiene una configuración de 60/40- podremos lograr una capacidad de hasta 1.157 litros para ayudarnos a transportar objetos voluminosos. Nuestra unidad equipaba neumáticos RunFlat, por lo que bajo la tablilla solo se ubica un pequeño kit de herramientas y una cómoda cesta de plástico plegable. El portón puede equipar e sistema de apertura y cierre automáticos que se acciona desde la llave o desde el interior, eso sí, con un sobrecoste de 539 euros.

Mecánica

Prueba: Mercedes Benz GLA 220 CDI 4MATIC (diseño, habitáculo, mecánica) 1

El Mercedes GLA 220 CDI se mueve gracias al conocido bloque de 2,2 litros turboalimentado de cuatro cilindros en línea ubicado de forma transversal. Tiene una potencia de 170 CV entre las 3.400 y las 4.000 RPM y un Par máximo de 350 Nm entre las 1.400 y las 3.400 RPM. Cuenta con sistema automático de parada y arranque –start&stop-, que le permite homologar un consumo medio en ciclo combinado de tan solo 4,2 litros a los 100 km.

La potencia es transmitida a las cuatro ruedas -4MATIC- a través de una caja de cambios automática de doble embrague denominada 7G-DCT. Esta caja tiene un funcionamiento excelente en todas las situaciones de conducción, e incluye levas tras el volante para permitir un funcionamiento secuencial. La única pega que se le puede sacar a este tipo de cambios es que en ocasiones tienen un funcionamiento algo brusco al maniobrar a baja velocidad.

Prueba: Mercedes Benz GLA 220 CDI 4MATIC (diseño, habitáculo, mecánica) 10

Esta mecánica, permite acelerar a este GLA de 0 a 100 en 8,2 segundos y alcanzar una velocidad máxima de 220 km/h. Ambos ejes cuantan con suspensión independiente y frenos de disco –ventilados en el eje delantero-.

Al tratarse de un modelo con tracción variable a las cuatro ruedas, tiene un enfoque más lúdico que la versión con tracción delantera –no olvidemos que esta plataforma fue diseñada para vehículos con tracción delantera-, por lo que también incluye un programa específico para la conducción fuera del asfalto y el sistema DSR de asistente en descensos.

Todas estas características las podremos analizar en profundidad en la segunda parte de la prueba sobre toda clase de superficies, sin olvidar un espacio en el que recorrer el extenso catálogo de equipamiento con la que podemos configurar a nuestro gusto el GLA.

Enlace: segunda parte de la prueba (equipamiento, comportamiento, conclusión)

Relacionado