Motor, competición y nuevos lanzamientos

Vídeo: Esto es lo que ocurre en un crash test de un Smart ForTwo y un Mercedes Clase S

0

Es evidente que cuando hablamos de un coche de grandes dimensiones, en ese escenario, resulta mucho menos complejo desarrollar los sistemas de seguridad activa tales como las zonas de deformación, frente a un modelo de dimensiones muy pequeñas como pueda ser un Smart ForTwo, donde las limitaciones impuestas por su tamaño y voladizo delantero casi inexistente, requieren avanzadas soluciones tales como el uso de la célula Tridion, que logra distribuir la energía cinética en caso de impacto a fin de mitigarla en la medida de lo posible de cara a los ocupantes.

Y precisamente por este motivo, desde la primera generación del ForTwo, hemos visto grandes esfuerzos de demostración por parte de Daimler para mostrarnos que el ForTwo es un modelo muy seguro, pese a lo que puedan sugerirnos sus dimensiones. Es más, ellos mismos hablan de que el nuevo ForTwo ha estado desarrollado bajo el mismo programa en términos de seguridad que un Clase C o Clase S.

En esta ocasión, y para mostrarnos la evolución lograda en esta tercera generación, con empleo de aceros de alta resistencia, aceros formados en caliente además de otros aceros de ultra-alta resistencia, en Daimler han publicado un vídeo donde podemos ver una colisión frontal a 50 km/h donde impactan con el 50% de la superficie frontal respectivamente. Hay que tener en cuenta no se trata de una colisión equitativa, puesto que el peso del Clase S ronda las dos toneladas (mientras que el Smart pesa la mitad), además de su tamaño muy superior en términos generales, y más en especial, de su voladizo delantero.

Naturalmente, esto no deja de ser un ensayo interno que no tiene la misma validez que la que pueda tener, por ejemplo, cuando se someta a las pruebas de EuroNCAP, donde podremos ver un análisis mucho más pormenorizado de cómo afecta una colisión a los ocupantes del vehículo.

Si te interesa esta noticia...