Motor, competición y nuevos lanzamientos

El caso Dieselgate de Volkswagen se lleva a 40 modelos por delante

1

El caso Dieselgate de Volkswagen, además de sentar un precedente en la industria del automóvil, también ha supuesto una gran revolución dentro del grupo automovilístico que les ha hecho cambiar por completo de estrategia, sirviendo para centrarse mucho más y a un plazo mucho más corto en los modelos híbridos y eléctricos. Y es evidente que anuncios como los del gobierno alemán en el que estudia prohibir la venta de los coches diésel y gasolina para el año 2030 incentiva aún más este tipo de decisiones.

Actualmente, el grupo Volkswagen fabrica un total de 340 modelos de coches contando con todas sus marcas (SEAT, Skoda y Audi, que son las que agrupan el grueso más notable de modelos). Según informó ayer el diario alemán Handelsblatt, han confirmado que en la compañía, los planes de inversión futuros pasan por la inversión de miles de millones de euros en coches eléctricos y autónomos.

El caso Dieselgate de Volkswagen se lleva a 40 modelos por delante 1

El objetivo no es otro que posicionarse como uno de los líderes mundiales en el transporte verde para el año 2025, cambiando así de forma considerable su modelo de negocio que hasta la fecha se centraba fundamentalmente en coches con motor de combustión interna. Y este cambio de estrategia lleva implícito un efecto colateral como es la supresión de más de 40 modelos, algo que no implica que se vayan a retirar del mercado en un corto espacio de tiempo, sino que directamente no se desarrollará un sucesor para ellos.

Eso sí, los modelos a los que afectaría este nuevo plan de inversiones por el momento los desconocemos, aunque no sería descabellado pensar que se trate fundamentalmente de modelos con un nicho muy concreto o deportivos de altas prestaciones. Y aún a riesgo de la pérdida de identidad que puede suponer en el ámbito de los coches deportivos, para muchos podría suplirse con el nuevo enfoque de marca que apuesta por el transporte sostenible.

Si te interesa esta noticia...
  • Ernesto

    Y todavía los siguen comprando. Mira que son masocas y en especial en Europa que no van a compensar económicamente a los pobres propietarios como lo van a hacer con los propietarios de los Estados Unidos. ¿Es que no son los mismos coches y con los mismos problemas? Ni regalado quiero yo un VW ya.