¿Qué quiere realmente la DGT?

5

guardarrail.jpgEs un hecho que el carné por puntos que se ha implantado recientemente en España ha pasado sin pena ni gloria, convirtiéndose en un auténtico fracaso que sólo es un párrafo más en una larga lista negra. Por ello, la Dirección General de Tráfico liderada por Pere Navarro desde hace mucho tiempo que acusa directa y exclusivamente a la velocidad como causa principal de mortalidad en las carreteras, ya sean autopistas, generales, secundarias o urbanas, dejando al alcohol en un segundo plano.

La pregunta es, ¿por qué obsesionarse con los límites de velocidad? Diariamente vemos en las principales cadenas de televisión accidentes y más accidentes que la DGT trata de solventar -supuestamente- intentando reducir el límite de velocidad, que es lo único para ellos, ¿por qué? quizás puede que forme parte de su criterio personal, o puede ser que el reducir los límites implique una grandísima recaudación al instalar miles y miles de radares fijos y móviles a lo largo de toda España, por nuestra seguridad. Además de distribuir helicópteros que deberían pertenecer al ejército que sirvan exclusivamente para cazar a automovilistas que excedan el límite de velocidad. Sólo un apunte, con lo que cuesta un helicóptero de tales dimensiones (recientemente presentado), se podrían montar unas cuantas decenas de UVIs móviles, pero es por nuestra seguridad.

Cada día son más los conductores que se dan cuenta del dineral que invierte la DGT para frenar su velocidad a costa de intentar cazarlos y quitarles el dinero correspondiente junto a los puntos, cosa que no es poco. La cuestión es… ¿qué hacen los chicos del estado con ese dinero, al fin y al cabo, nuestro dinero? Deberían invertirlo en nuestra seguridad, que es de lo que se preocupan, pero aparentemente o a simple vista es difícil creerlo.

Uno de los factores más peligrosos que pueden provocar accidentes es el terrible estado de muchas carreteras de nuestro país, baches, socabones y tramos de asfalto rajados son sólo alguno de los problemas que acusan las carreteras que la DGT debe mandar a arreglar por nuestra seguridad, pero que no lo hace, ¿por qué? Cada uno puede pensar el motivo principal… Otro peligrosísimo aliciente que se convierte en la muerte de muchos conductores -especialmente motoristas- son los guardarrailes, que lejos de ser un elemento de seguridad pasivo, no es más que un peligro mortal para los motoristas. Hoy mismo ha ocurrido esto:

Muere una motorista en Torrelavega al estrellarse contra un guardarraíl
La barra metálica de la autovía seccionó el cuerpo de la mujer, que conducía a una velocidad inadecuada sobre el asfalto mojado, según afirma Tráfico
(Sacado del Diario Montanés)

No tenemos por qué entrar en detalles, pero básicamente la mujer resbaló con la moto en el asfalto y al llegar al guardarrail de hierro éste le seccionó el cuerpo en dos partes. ¿Qué seguridad es esta? En otros países y aquí mismo se ha propuesto el uso de guardarrailes hechos con madera, que proporciona la misma seguridad y evitaría las carnazas y las mutilaciones contínuas que ocurren cuando un motorista choca contra uno de estas protecciones de la muerte.

guardarailes-peligrosos.jpg

(Imagen sacada de Ocio.Teoriza)

Ahora bien, ¿por qué no se implantan estos guardarrailes con el dinero que se recauda de tantas infracciones que se cometen a lo largo del día? ¿Qué ocurre con ese dinero? ¿Por qué no se arreglan los grandísimos desperfectos de todas las carreteras españolas? Preguntas que, lamentablemente, no tienen respuesta para el público ni para la prensa. Y mientras tanto, los alemanes circulando al doble de velocidad que nosotros en las Autobahn y apenas con accidentes de tráfico… ¿qué es lo que falla aquí? La velocidad no es el principal problema, desde luego.

Quizás toda la culpa no la tengan los conductores sino la DGT, que tampoco está libre, y que lejos de intentar mejorar la situación realmente, lo único que hace es hacer cazas furtivas diarias, da igual tener que usar un helicóptero que cuesta millones y millones, cazando a unos cuantos conductores que excedan los 180km/h, ya sea en una autopista sin nadie y con una visibilidad perfecta o en una autovía, ya es suficiente como para amortizar el pago de éste. No sé dónde está la cabeza de la DGT, especialmente la de Pere Navarro, pero desde luego implantar radares y más radares para recaudar el máximo dinero posible con la careta de que es por nuestra seguridad no es el buen camino, y la mejor prueba de ésto son las contínuas muertes que se producen diariamente, que ni de lejos se reducen.